¿Qué son los percentiles y la paranoia percentil?

¿Qué son los percentiles y la paranoia percentil?

La eterna preocupación cuando va al pediatra las primeras veces es cuánto pesa y mide su niño. El médico saca ese maravilloso gráfico que se divide en niños y niñas y coloca una marca en el punto donde se encuentra.

¿Qué son los percentiles y cómo se establecen?

Los percentiles son una medida estadística en la que se coge a toda la población y se divide en función de una variable, en el caso que nos interesa aquí, sobre el peso y la altura. Como no sé cuáles utilizan vuestros pediatras os voy a hablar de dos tablas diferentes. La primera y la que os aparecerá si utilizáis alguna aplicación para el móvil es la de la OMS. La OMS se basa en un estudio multicéntrico con más de 8000 niños que se llevó a cabo durante 15 años (desde 1997) en diferentes países: EE.UU., Noruega, Omán, Brasil, Ghana e India. Estos niños debían tener una alimentación idónea y unas condiciones de higiene similares y estar libres de infecciones, según critican en otros trabajos, este estudio no fue ciego ni fiable porque los niños que se encontraban en los extremos no eran considerados para el estudio, por tanto, se hizo un sesgo de la población.

large_16203509335

En Aragón, y supongo que será igual en otras comunidades autónomas se utilizan las curvas y tablas de crecimiento de la Fundación Orbegozo Eizaguirre y su Instituto de Invetigación sobre Crecimiento y desarrollo, os dejo el enlace de la AEPAP donde las publican y hablan de ello. Para obtener estos datos se hicieron dos estudios, uno longitudinal en el que tomaron medidas de 600 recién nacidos (300 niños y 300 niñas) entre 1978-1980 durante 18 años, y un estudio transversal en el a lo largo del año 2000-2001 se recogieron datos de 3.496 niñas y 2.947 niños entre 0 y 18 años. Estas curvas sí que son verdaderos perceptibles y he aquí lo que no explican en ningún sitio que todo es un juego estadístico, es decir, estar en el percentil 50 quiere decir que el 50% de los niños que se estudiaron tenían más peso que el niño y el otro 50 estaba por debajo, por tanto, se encuentra en el grupo de la mayoría. Un niño que se encuentra en el percentil 3 quiere decir que sólo el 3% de la población que fue estudiada eran más pequeños que él.

Como habréis oído comentar a todos los pediatras, lo importante no es dónde se encuentre sino cómo evolucione y que evolucione dentro de su percentil, e incluso dentro de los márgenes. Si un niño cae de precentil hay que valorar por qué y cómo continúa su crecimiento.

Aquí va mi historia, Bú nació normal tirando a pequeño 3,370 Kg (percentil 50) y 49,5 cm, pero esto duró poco. Desde entonces fue cayendo poco a poco, primero al 25, luego al 15, al 10 y en la última revisión en el 3. Como él es muy activo, feliz, evoluciona muy bien en su crecimiento intelectual, etc, no le dan importancia a su estancamiento de peso (porque en la revisión de los 6 meses mi única obsesión es haber alcanzado los 6 kg).

¿Por qué no le doy importancia a estar en el percentil 3 (o por debajo)?

Porque desde mi punto de vista (científica que se pasa el día manejando datos estadísticos de la población) las curvas tienen tendencia al sobrepeso. ¡Quietas todas las madres de niños que están por encima del p50! De repente me he visto rodeada de miradas asesinas. Seguramente vuestros hijos son altos también, por tanto están equilibrados y si no, pues tiene que haber de todo bichos-palos (como el mío) y bolitas (como era mi santo esposo). Debemos tener en cuenta, también, que la muestra se toma en el año 2000, cuando ya había una tendencia al bebé gordito. Además, todavía no se había extendido la moda de la lactancia materna a demanda y continuada lo máximo posible. Había mucha leche de fórmula y en el caso de mujeres que amamantaban, se hacía en pautas de 3h, lo que llevaba a un mayor abandono de la lactancia.
Como podéis ver, en las curvas se encuentran juntos los bebés amamantados y los que se alimentan de fórmula, y si hay algo que sabemos todos es que la diferencia entre una opción y la otra es como tomar un platito de verdura o tomar un cocido, en cuanto a engorde por lo menos. Clásicamente, los niños que toman leche materna son más delgados que los que toman leche de fórmula.

origin_71718311

Finalmente, para madres con paranoia percentil (así llamo yo a la obsesión porque su hijo esté en el percentil 50), es bueno recordarles (esta es mi parte preferida porque es mi pasión) que la genética también manda. En mi caso, por ejemplo, Bú se parece mucho a mí, y mucho más en comportamiento. Mientras su padre era un bendito bebé comilón-dormilón, yo era una anguila movida, que dormía mal y comía peor y, como no, delgada como un palo (os prometo que esos días quedaron atrás y muy atrás, ni siquiera fui una niña delgada). No pidamos peras al olmo, la personalidad de los bebés va a verse muy influenciada por el ambiente en el que se desarrollen pero hay cosas que vienen de serie por culpa de la genética.

Y ahora viene vuestra opinión ¿a vosotras os han obsesionado alguna vez los percentiles? Yo os contaré más de esta historia en las redes sociales cuando pasemos la revisión de los 6 meses.

Comentarios

  1. Historias de pitufines

    Ayy los percentiles… con la primera si que lo.miraba en las revisiones pero nacido el.segundo… no se ni lo que pesan!! Jajaja. El pediatra cuando me pregunta se lo digo: no lo se, no les peso. Están sanos, alegres, agiles….pues ya está.
    Un abrazo!


    1. Post author
      La madre que lo parió

      Yo creo que optaré por tu opción cuando sea más mayor pero por ahora no me queda otra que ir a todas las revisiones, eso sí, ya no lo peso cada semana. Es un bebé muy alegre y ágil, así que sin preocupación. Besos

  2. Mamá Adanyl

    No me suele obsesionar. Cuando le daba el pecho tampoco, por que el niño parecía un pequeño buda. Yo iba muy contenta a las revisiones y les decía que tenia leche condensada, por eso estaba tan ceporro… jaja Solo hubo una vez, que por culpa de la enfermedad superboy, empezó a perder peso. Así que estuvimos un par de semanas controlandolo. Pero desde entonces no ha vuelto a pasar. El niño es mas alto de la media y no esta demasiado bolita 😉 Pero si que ha llegado a estar que ni cuello tenia. Solo era cabeza papada y barriga ^^ Lo importante es que este sanote!! Feliz semana, besos!!


    1. Post author
      La madre que lo parió

      Jajajaja, mi marido era igual de ceporrín. A Bú le pasa eso, que cada vez que coge un catarro pierde un poco, no es que deje de comer pero duerme mucho peor (si es que eso es posible) y yo creo que todavía quema más. La primera vez que cayó de percentiles fue por un catarro y ahora estamos pasado otro bastante largo así que supongo que no se habrá engordado casi nada. Aún así es un bebé súper activo, feliz y sano. Besos

      1. Mamá Adanyl

        ahora estamos así, salimos de un catarro y nos cae otro.. Casi no esta comiendo y aunque me preocupa, no queda otra.. que tener paciencia! Feliz semana, besos! 😉

  3. AnimalitosTuYYo

    Rosquis nació con 3,650 kgs y 51 cms, pero a los 2 meses se comenzó a estancar un poco y desde entonces ha crecido mucho más a lo largo que q lo ancho. Al ser alto se le ve más delgado, pero está sano y es bien activo, inquieto y curioso. Aunque nos gustaría que comiera más (la fruta es nuestra gran asignatura pendiente). Mal comedor como Papá Rosquillas de peque (y ahora le sobran kilos, así que pienso no hay que preocuparse x los percentiles. Besitos!


    1. Post author
      La madre que lo parió

      La guerra de las frutas la vivo contigo, pero espero que no se me alargue tanto porque me da una pereza horrible. Eso mismo pienso yo, con lo bicho-palo que era hasta los dos años y luego toda la vida controlando lo que como. Yo creo que el cuerpo es sabio, Bú come poco pero muchas veces y es muy muy muy movido, lo quema todo, conforme se vaya relajando irá engordando, o se le irá agrandando el estómago. Lo iremos viendo. Besos

  4. C mami de M

    A mi me descubriste tu este maravilloso mundo del percentil…. Y como yo soy de letras como que la estadística no me gusta mucho!!! M es un bollito tragoncete y dormilón, pero como tu dices algo debe de influir la genética, yo era igual de buena, comilona y bebe con lorcitas…. Nada que ver con como soy ahora, prima hermana de bicho palo…Pero que M este bollito mejor, porque como me lo voy a comer lo disfrutare todavía mas


    1. Post author
      La madre que lo parió

      A M nos lo comeremos entre las dos un día, con esos papos que tiene y lo bueno que es.

  5. Pequeño Rockanroll Tienda

    Pfffff los percentiles ¡qué obsesión con ellos! Es lo que tú dices, que es estadística Y YA ESTÁ, y que estar dentro o fuera no quiere decir mucho. Pero vivimos angustiados por todo y esta es una razón más para preocuparnos.
    Mi segundo peque era diminuto. Comía como una lima y era de alta demanda así que era un bebé pequeño. Pues me miraban raro cuando lo decía. Me decían “mujer, ya crecerá, no es tan pequeña no te preocupes” y yo les contestaba “no, si estadísticamente es pequeña, a mí me da igual y no me preocupa un bledo”. Pero parece que todos tenemos que ser iguales y esto lamentablemente no es así. Y la genética influye. Y mucho.


    1. Post author
      La madre que lo parió

      Los abuelos suelen ser los más difíciles de convencer. En mi caso Bú engaña, tiene cara de pan y la gente suele decir, “qué hermoso lo estás criando, es gordito, ¿eh?” Unas veces contesto y otras paso, mi pediatra se parte y siempre dice: “Es como yo, gana más vestidito porque engaña”. Efectivamente, mi hijo podía haber sacado la altura de su padre y su estilo de bebé bolita comilón-dormilón o mi hiperactividad y mi miniaturez, el pobre eligió ser como yo. Le queda muchos años para engordar y cambiar su cuerpo. ¡Gracias por tu comentario!

  6. Lapsicomami

    Estoy contigo (y con los comentarios), no hay que obsesionarse con los “percentilitos”. Tengo unos amigos con una nena de 2 años y medio que ha andado siempre por percentiles bajos. Al principio se preocuparon, pero tuvieron la suerte de dar con un pediatra razonable que les dijo que mientras la niña estuviera sana, jugara y estuviera contenta… ¿para qué preocuparse más de la cuenta? Hay que estar pendiente de si el niño está bien, claro, pero como con todo, ni más ni menos, y hacer una valoración global, no quedarnos con las cifras.
    PD: ¡la foto no tiene precio! jajaja


    1. Post author
      La madre que lo parió

      Ya os contaré que dicen mis pediatras la semana que viene… Mi guerra suele ser con la enfermera, ¿pero se queda con hambre? Debería probar ella a darle algo a mi hijo cuando no quiere nada más, está más protegido que Alcatraz. Me alegro que te guste la foto, yo no tengo tu mano para dibujar y tengo que recurrir a fotos libres de derechos jejeje.

  7. lydia padresenpañales

    Yo paso del.percentil, mientras vaya creciendo
    ..con los.padres que tiene la beba no.podemos.esperar que mida 1’80 y pese 80kg a los 18 años, será como nosotros, y ahora de bebé se le nota. Lo q pasa es q la enfermera de.pediatría se lo toma muy enserio, uy q sube, uy q baja, mientras q la.pediatra, más actualizada no dice nada. Hay q ver también con q personal sanitario te topas, q algunos le dan importancia y otros no!


    1. Post author
      La madre que lo parió

      Bú podía haber salido a su padre o a su madre, y el pobre ha elegido mal, yo soy pequeña. La historia es que su curva no es exactamente como debía ser, pero seguro que un día se engorda y entonces me dirán lo contrario, que si come demasiado, etc.

  8. zsylvia

    Al principio si lo miraba mucho porque habia familiares muy cercanos q cuando ibamos a las revisiones y le deciamos lo que pesaba decian que por los percentiles tenia que pesar más y claro, pues yo preocupada( le di lactancia materna exclusiva hasta los seis meses) ., llegué a ir a la pediatra a pedirle leche y me dijo que no hacia falta que cada niño tiene su constitución y que no me preocupase porque estaba perfecta asi que después de pasarlo un poco mal ahora ya paso de lo que digan ( también es cierto que quién decia ya no dice nada , pero bueno)
    Mientras estén sanos y coman el peso casi es lo de menos.


    1. Post author
      La madre que lo parió

      Están sanísimos, mi pediatra se parte de risa al verlo entrar y dice que se va a declarar en huelga de pesarlo hasta que esté convencida de que ha llegado a los 7 kg (vamos por los 6,240 y tiene casi 7 meses). Yo era igual y puedo asegurar que luego no fui ni siquiera una niña delgada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *