Cambiar de trabajo y girar 180º tu vida como madre

Cambiar de trabajo y girar 180º tu vida como madre

madre trabajadora

En esta época de crisis económica en la que muchas madres han decidido dejar apartada su profesión para dedicarles más tiempo a sus hijos y a su educación voy yo y hago lo contrario. Puede ser que este cambio de trabajo me traiga críticas por no ser la madre ideal que pintan en algunos sitios, pero a día de hoy, y 10 días después de haber empezado esta nueva aventura, grito a los cuatro vientos que he tomado la decisión correcta para mi familia.

Mi madre pertenece a esa generación que tuvo que ponerse a trabajar y abandonar la idea de ser amas de casa. Muchas de ellas ya tenían estudios universitarios y querían tener una profesión igual de provechosa que la de sus maridos. Otras se vieron forzadas a trabajar para ayudar económicamente en casa, porque los 80 también fueron una época convulsa económicamente, o para sacar a sus hijos adelante después de un divorcio. Algo que empezó a coger fuerza después de aprobarse en 1981.

Yo desde pequeña, quizás guiada por el esfuerzo que hizo mi madre en sus tres trabajos para poder pagarme mis cosas, tuve claro que quería ser madre pero trabajando fuera de casa. No os voy a engañar, si pudiera vivir bien sin trabajar igual dedicaba mi tiempo laboral a una fundación un par de horas al día 3 veces a la semana, pero como no es el caso…

Hasta el lunes pasado mi vida era la de una madre investigadora, con sus ventajas y sus desventajas, pero con un orden y previsión, un horario más o menos fijo aunque flexible según mis requerimientos, algún que otro viaje esporádico y toda la inestabilidad del mundo científico. Ahora… ahora vivo en la locura. Lo que antes era una vida ordenada y planificada y con Bú más tiempo conmigo que con su padre se ha dado la vuelta por completo. Ahora viajo, cojo trenes con frecuencia casi diaria y es mi querido esposo el que pasa más tiempo con Bú.

Ya estoy viendo a todas con las manos en la cabeza pensando que cómo puedo haber cogido un trabajo así. Creedme tiene sus ventajas, pero requieren sacrificios, a parte de la estabilidad y otros detalles en los que no entraré, ha desencadenado una serie de engranajes en mi casa que me demuestra que mi familia funciona como un reloj y se apaña estupendamente en mi ausencia. Yo, si ya valoraba cada minuto con Bú y su padre, ahora son como oro en paño, algo delicado para llevarme en el próximo paseo en AVE.

¿Cuántas madres que han dejado esa profesión que no les gustaba y ahora son autónomas pero curran más que antes hay por aquí? ¿Qué tal los viajes y la organización de la casa?

Son varios los vídeos y los posts que hablan de la guerra de madres pero es verdad, que muchas veces, las madres que hemos decidido mantener nuestra carrera profesional con ambición (sin pisar cabezas y siendo conscientes de que somos madres y tenemos hijos de los que queremos disfrutar al máximo) nos sentimos cuestionadas o malasmadres, como si hubiésemos relegado a nuestros hijos a un segundo plano. Seamos sinceros, no es justo, hay que ponerse en la piel de cada madre y cada padre para saber cómo ha llegado a la situación en la que está y a tomar las decisiones que ha tomado. Hablaré por mí, mi hijo, Bú, es lo primero en mi vida y en la de mi marido, todas y cada una de las decisiones que tomamos lo hacemos pensando primero en él, en su bienestar y en su futuro. Delegar en funciones que son propias de los padres, como darle la comida o enseñarle los colores, no es fácil, no es cómodo y no es agradable. Es algo que hacemos por obligación, y como no existe una alternativa que nos parezca mejor elegimos a profesionales en los que depositamos nuestra confianza, en nuestra caso, la escuela infantil y sus maestras.

Me acabo de dar cuenta de que os iba a contar otra cosa y al final me ha salido un post reivindicativo de la madre que trabaja fuera de casa. Así se queda, os dejo libertad de opinión en los comentarios, no seais muy duros.

Comentarios

  1. Laura Pajarito Pinzón

    Pues a mi me parece muy respetable. Cada familia sabe cuales son sus necesidades y su forma de organizarse, por lo que si se decide continuar con la carrera profesional o incluso crecer profesionalmente y la propia familia lo ve factible… ¿por qué no? Es igual de respetable que decidir reinventarse y trabajar desde casa en tu propio proyecto, que como tu dices te organizas tus propio horarios y tienes más flexibilidad, pero trabajas más horas que un reloj! (al menos en mi caso).
    Te deseo mucha suerte en esta nueva etapa y estoy segura de que vas a disfrutar el triple de cada minuto con tu familia! Un besote!

  2. Ely

    Una opción tan respetable como la mía. Estoy convencida de que cada decisión que tomamos los padres es pensando en hacer lo mejor para ellos… En algunas cosas acertamos, en otras no; pero desde luego no hay nadie que lo piense máx que sus propios padres… Un abrazo!

  3. Cymba23

    Creo que hoy en día se cuestiona más que te quedes en casa al cuidado de tu hijo que que salgas a trabajar fuera de casa, es lo normal y parece que hacer lo contrario es salirte del camino y eso no gusta. Puede ser también que haya gente que te vaya a criticar trabajes fuera de casa o te quedes dentro de ella, de esto último me parece que hay mucho y según el lado del que estés, te criticaran por una cosa o por otra.
    Para mí, igual de buena o mala madre puede ser una mujer que trabaje, que una que este al cuidado de su casa y de sus hijos, no creo que ese sea el factor principal, depende de como se manejen las situaciones, perfectamente puede ser mejor madre la que sale a trabajar, sin duda.

  4. Nueve meses y un día después

    Yo opino que cada uno debe hacer lo que considere mejor o, más bien y por desgracia, lo que pueda. Es difícil entender posturas distintas a las nuestras pero yo pienso que cada elección, estar en casa o trabajar, tiene sus ventajas y sus inconvenientes, para una misma y para los demás.
    Estoy contigo: tampoco curraría sino que dedicaría mi tiempo a colaborar en algo. Lo tengo clarísimo. De hecho debería empezar a pensarlo ya porque en breve me va a tocar la lotería. Ja,ja,ja.
    Enhorabuena y que vaya de lujo.
    Besos

  5. Patricia

    Pues sí, es duro pensar en que tienes que elegir entre tus hijos o tu trabajo. Aunque hablen de la conciliación familiar, por desgracia siempre tienes que elegir. Si prefieres el tiempo con tus hijos, pierdes oportunidades de que tu carrera profesional crezca, si eliges aprovechar al máximo tus opciones laborales por desgracia tienes que sacrificar momentos importantes de la vida de tus hijos.
    Está claro que la vida de los pequeños pasa muy rápido y que hay momentos irrepetibles, pero las oportunidades laborales también pasan de largo, y cuando los hijos se hacen mayores quedamos nosotras, con nuestras vidas y las elecciones que hemos hecho, y estoy segura que nuestros hijos no querrán encontrarse una madre que les dio todo, pero que se ahora se siente decepcionada por no haber aprovechado sus oportunidades.
    Sinceramente te felicito por haber tomado la decisión, puede ser dura, pero al final te hará sentirte bien contigo misma, y eso se lo trasladarás siempre a tu hijo.
    Un abrazo y mucha suerte en esta nueva etapa de tu vida.

  6. El Baúl de Lucas

    Demasiado tenemos con nuestros remordimientos para encima tener que hacer caso a quien te juzge… Las decisiones se toman por muchos motivos, pero lo mejor es poder tomarlas pensando que son lo mejor para nuestra familia y para nosotras mismas. ¡Enhorabuena por tu decisión! Yo la he tomado al contrario hace poco y sí que es verdad que estoy todo el día “líada”…
    Besos.


    1. Post author
      La madre que lo parió

      Ahora que ha pasado el tiempo puedo decirte que los remordimientos son la parte más dura, y ya no te cuento cuando le añades los castigos o chantajes emocionales de tu hijo… Te doy la enhorabuena por tomar la decisión de emprender y lanzarte en esta aventura. Mucho ánimo y espero seguir tus “aventuras”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *